Notas sobre la lactancia

De la vida intrauterina a una existencia independiente

La naturaleza ha diseñado a la mujer no solo para que proteja y provea alimento a su bebé en crecimiento y desarrollo dentro del útero, sino también para darlo a luz y lanzar al niño a una vida independiente, respirando aire.

Cuando se corta el cordón umbilical se produce un cambio fundamental en el sistema de circulación sanguínea del bebé. Varios canales que previamente estaban abiertos en el corazón se cierran y otros se abren. Para acomodarse al nuevo ambiente de aire oxigenado, se establece un sistema circulatorio donde el pulmón es capaz de eliminar los residuos gaseosos en vez de hacerse a través del sistema de purificación sanguínea de la madre. El bebé tomará los alimentos directamente por su boca en vez de recibirlo desde el torrente sanguíneo de la madre, vía la placenta a través del cordón umbilical. Se establece una nueva circulación dentro de los intestinos para transportar los nutrientes que toma por la boca a las distintas partes del organismo.

Ahora el bebé puede ser totalmente independiente de la madre tomando su alimento por la boca. Pero la naturaleza ha decretado y diseñado que la mujer continúe con su rol de proveedora de alimento con gran beneficio para ella y para su hijo.

La leche materna

La leche materna fue diseñada para el bebé. Cada especie produce lo que es más apropiado para sus crías.

Además de una correcta proporción y tipos de grasas, azúcares, vitaminas y minerales, la leche materna contiene enzimas para una digestión eficiente, anticuerpos para protegerlo de enfermedades, especialmente contra enfermedades gástricas y respiratorias y está libre de proteínas dañinas que puedan iniciar alergias que deriven posteriormente en asma o eccemas.

El calostro, fluido líquido amarillento que comienza antes de la leche propiamente dicha, es muy rico en estas propiedades y prepara los órganos del sistema digestivo del bebe para la leche que vendrá.

La leche materna está libre de contaminación. Las leches maternizadas (fórmulas lácteas) pueden contaminarse mientras son manipuladas y por otros contactos, como por ejemplo con utensilios o aguas contaminadas. Al calentar la leche maternizada se destruyen las vitaminas, por lo tanto éstas deben ser reemplazadas en cualquier alimentación distinta de la lactancia materna

El amamantamiento es un sistema de provisión muy conveniente, siempre a la temperatura adecuada y que proporciona la cantidad correcta de líquidos cubriendo las necesidades alimenticias del bebé.

Fisiología de la lactancia materna

Debido a que el bebé humano tiene una enorme capacidad intelectual, aprende rápidamente y reconoce la cariñosa y natural provisión de alimento materno y sabe cómo succionar el pezón porque ha practicado chupándose el dedo pulgar desde que inició su vida dentro del útero materno. El ha reforzado los músculos faciales lo cual le permite succionar y extraer leche del pecho apenas recién nacido.

El escucha y disfruta los sonidos de su madre, sus conversaciones, risas, cantos y aprende a identificar su aroma y la seguridad de sentirse en sus brazos. En este refugio aprende a aceptar amor y crece física y emocionalmente. Observando esto la madre también se deleita.

Necesidades de la madre

Hay algunas mujeres que por razones desconocidas no logran amamantar con éxito. El amor es el ingrediente más importante de todos y puede ser ciertamente satisfecho aunque no dé de mamar. Ninguna madre debe sentirse culpable o avergonzada porque le resulte difícil o imposible amamantar. Se debe amamantar en un clima de tranquilidad tanto como sea posible. A veces la ansiedad de la madre produce un rechazo del bebé que se niega a comer y “pelea con el pecho materno”. Este es el momento de pedir ayuda a una mujer experimentada, sabia y paciente. Generalmente se puede encontrar una madre con experiencia en la familia, pero también hay instituciones o grupos dedicados a la orientación sobre la lactancia y la puericultura.

Rol del padre

La naturaleza le ha dado al bebé no sólo una madre, sino también un padre. Su rol como protector y promotor del bienestar del bebé se expresa en el cuidado que él brinda a la madre asegurando su bienestar con suficiente alimento, descanso y participando en la atención del bebé en algunos de sus reclamos nocturnos.

Estableciendo el amamantamiento

Es importante, especialmente en las primeras instancias de la lactancia materna que la producción de leche no se vea perjudicada por disturbios emocionales como por ejemplo ansiedad, vergüenza, perturbación o fatiga crónica.

El bebé comerá mejor cuando tenga hambre y así lo demandará. La demanda nocturna es normal durante algunas semanas y es conveniente porque mantiene una buena producción de leche materna y ayuda a postergar el retorno de la fertilidad.

Medicamentos y tabaco

La madre debe obtener consejo e información del médico sobre cualquier medicamento prescripto ya que la leche materna es una ruta eficiente de eliminación de todas las impurezas del cuerpo materno, a veces en detrimento del bebé. Se debe evitar fumar por este mismo motivo.

Succión

La producción de leche se estimula a través de la succión del pecho materno, que hace que el cuerpo produzca la hormona prolactina. Esta es la respuesta a la demanda del bebé. Sin succión no hay producción de leche. Esto a veces pasa cuando el bebé chupa de un solo lado, por ejemplo, si hay un pezón invertido y el bebé encuentra muy difícil succionar y sacar leche de ese lado. Si el bebe deja de mamar de ese lado la mama se secará pero al mismo tiempo la otra mama de la cual saca leche producirá leche normalmente.

A través del sistema nervioso la glándula pituitaria produce una hormona llamada oxitocina que es la que hace “bajar” la leche. Cuando el bebé chupa fluye la leche. Este reflejo puede ser incluso iniciado al escuchar, mirar u oler a su bebé hambriento, incluso cuando el niño no sea propio. Así un niño adoptado podría ser amamantado exitosamente.

Beneficios para la madre

La oxitocina hace que el músculo uterino se contraiga cuando el bebe succiona. Esto permite que el útero vuelva a su tamaño y forma normal después del nacimiento del bebé. Estas contracciones ayudan a eliminar los restos placentarios del útero.

Está altamente comprobado que el amamantamiento previene el cáncer de mama y la osteoporosis en mujeres mayores.

Durante el embarazo las hormonas de la placenta, estrógeno, progesterona y prolactina preparan las mamas para la producción de leche por medio del crecimiento y desarrollo de la estructura glandular. Después del nacimiento existe un alto nivel de prolactina que suprime el mecanismo de la ovulación. La madre está por lo tanto infértil por un período variable de tiempo mientras dure la producción de leche, permitiendo que el bebé se desarrolle hasta aceptar alimentos sólidos.

Lactancia y control de la fertilidad

El tiempo de la infertilidad es variable. La efectividad del amamantamiento es un factor contribuyente. Una efectiva succión es muy importante. El bebé debe ponerse al pecho apenas nace, para que se establezca la lactancia lo más pronto posible.

El Método de la amenorrea de la lactancia (LAM) se basa en la presunción de que si una mujer está amamantando completamente a su bebé y no ha experimentado sangrado alguno, la tasa de embarazos es próxima al 2% durante los primeros 6 meses. No se hacen observaciones ni se aplican reglas. La mujer al no estar entrenada para reconocer el moco fértil o infértil no tiene modo de predecir el retorno de la fertilidad.

De este modo ocurren embarazos inexplicables. El Método de la Ovulación Billings es un excelente entrenamiento para toda mujer, ya que el retorno de la fertilidad puede ser reconocido en forma precisa mediante los cambios en el patrón mucoso. Las anotaciones o gráficas deben hacerse a partir de la tercera semana después del parto. Este método natural de control de la fertilidad tiene una efectividad superior al 99%.

Una mujer usando el Método de la Ovulación Billings aprenderá a reconocer su infertilidad y las señales del retorno de la fertilidad.

Reconocimiento de los signos de infertilidad usando el Método de la Ovulación Billings durante la lactancia

Las observaciones que forman la base del Método de la Ovulación Billingsse realizan en forma sencilla y natural mientras la mujer camina y se mueve durante sus actividades diarias de rutina. 

Mientras la ovulación esté suprimida no habrá moco en la vulva, la cual se sentirá seca. Esta sequedad es un indicador confiable de inactividad de los ovarios y por lo tanto de infertilidad presente.

Algunas veces, en vez de sequedad completa, puede notarse un flujo, el cual cuando está presente en días continuados o alternando con días secos, siempre tiene las mismas características. Esto también indica baja actividad ovárica y por lo tanto infertilidad.

Cualquier flujo diferente alerta a la mujer sobre la posibilidad del retorno de la fertilidad. Esto indica que los ovarios ahora están en funcionamiento activando el cervix, a través de los estrógenos, para que secreten moco.

Si las relaciones sexuales se restringen a los días con signos de infertilidad, aplicando las Reglas del Método de la Ovulación Billings, no se producirá el embarazo.

Reconocimiento de los signos del retorno de la fertilidad usando el Método de la Ovulación Billings durante la lactancia

El Método de la Ovulación Billings enseña a la mujer a reconocer los signos del retorno de la fertilidad. Bajo la influencia de las hormonas del ovario, el cual se prepara para la ovulación, el cuello del útero (el cervix) empieza a producir moco. El moco cervical es un ingrediente esencial para la fertilidad, porque los espermatozoides dependen de él para su supervivencia y movilidad para alcanzar y fertilizar el huevo. (Referirse a Enseñanza del Método de la Ovulación Billings).

El moco cervical sale al exterior a la vulva y se reconoce por la sensación que allí produce. También puede hacerse una observación visual del moco.

La mujer puede seguir amamantando aún habiendo vuelto a la normalidad de sus ciclos. Ella puede continuar amamantando por el tiempo que lo desee o mientras el bebé lo demande, sin quedarse embarazada salvo que elija lo contrario.

Cuando la mujer queda embarazada la producción de leche decae, sin embargo es posible que pueda seguir amamantando. Normalmente no es razón suficiente para interrumpir la lactancia materna.

Instrucción en el uso del Método de la Ovulación Billings

Para un asesoramiento correcto consultar una instructora acreditada del método en un Centro Billings. Contáctenos para informarse acerca del centro más cercano a su domicilio. También ofrecemos asistencia en línea para aquellos que no puedan asistir a un centro.

Circunstancias que pueden influir en el retorno de la fertilidad

Hay muchas circunstancias por las cuales la fertilidad de la mujer podría retornar antes de los seis meses después del parto.

  • Una ovulación temprana puede producirse aunque el bebé esté alimentándose únicamente del pecho materno

  • La mujer puede estar enferma o mal nutrida

  • Que se encuentre imposibilitada para amamantar

  • Que ella sólo pueda amamantar en forma parcial

  • Que pueda estar disponible para amamantar sólo parcialmente porque trabaja

  • Que el bebé no succione correctamente

  • Que el bebé esté enfermo

Ante estas diferentes circunstancias, es esencial entender el Método de la Ovulación Billings y seguir sus reglas y directivas. De este modo la mujer será capaz de reconocer el retorno de la fertilidad. Ella puede obtener la información necesaria observando y graficando los signos del moco. La observación de sangrado también es una señal de alerta de la actividad estrogénica y la proximidad de la fertilidad. De este modo la pareja puede tomar decisiones responsables respecto a un futuro embarazo..